Es la ley que rige las actuaciones de un proceso judicial o administrativo.